11 sept. 2006

Cuestión de aviones

El post de hoy se lo dedico a los aviones que tuvimos que coger para ir a China y desplazarnos de Beijing a Shanghai, aqui os muestro todos ellos, lo que pasa es que lógicamente, he tenido que coger fotos prestadas porque es complicado hacer una foto a un avión en vuelo.


El primero que cogimos fue un Airbus Industrie A319 de Lufthansa para ir de Barcelona al aeropuerto de Munich, que duró un tiempo aproximado de una hora y cuarenta minutos, estaba bastante bien, aunque los asientos quizás un poco duros, pero bueno, daban un pequeño bocadillo y lo que quisieras de beber, de manera gratuita.


Éste de arriba es el que nos llevó de Munich a Beijing, después de esperar en la terminal de Munich unas dos horas, cogimos este Airbus Industrie A340-300, que en un tiempo aproximado de nueve horas y media nos dejó en Beijing. En éste nos dieron de comer tres veces durante el viaje y de beber lo que quisieras cuando quisieras, incluso si te apetecian unos snacks salados podias pedirlos o incluso, como hizo alguna gente, levantarte a cogerlos al carrito.
Lo curioso es que cuando llega la noche, o al menos lo que ellos calculan que debe ser la noche para acostumbrarte al cambio horario apagan las luces y cierran todo, se queda el avión a oscuras excepto la televisión en la que pasan algunas pelis, durante el vuelo pusieron un par de pelis creo, "El reino de los cielos" y otra que no me acuerdo.


Éste es el avión que cogimos en vuelo interno para ir de Beijing a Shanghai, de la compañia China Eastern Airlines, en éste caso no se si era exactamente igual al de aquí arriba, porque en el billete no ponía el tipo de avión que era, pero lo pongo para haceros una idea de la compañia, que por cierto tiene un trato impecable, moderno y sin nada que envidiar a las compañías europeas (incluso en muchos casos peores a China Eastern Airlines). No hice fotos al interior, una pena porque habia unas azafatas de vuelo la mar de simpáticas y muy muy majas.
El vuelo creo recordar que duró menos de dos horas, también daban un tentempie para comer y bebida.


Aquí os enseño unas toallitas calientes que nos dieron en el avión de la compañía china, me las guardé porque me parecieron curiosas y me gustaron, utilicé solo una, pero que calentita que estaba. Éstas si que creo que las dan en todas las compañías de vuelo, aunque me parece que no las dan en paquetito, eso creo recordar.

Aquí arriba está el famoso Boeing 747-400, también de Lufthansa, como todos los vuelos que hicimos menos el interno en China, nos llevó de vuelta a casa haciendo el trayecto Shanghai-Frankfurt, en algo más de once horas, y ésta vez se me hizo algo pesado, ya que además de las dos horas más de vuelo que en la ida, no es lo mismo ir a un viaje con la ilusión de ver algo nuevo, que volverte a casa después de haberlo visto.
Igual que en la ida, tres comidas y cualquier bebida, pusieron también dos películas, de una no me acuerdo y la otra era "Herbie a tope", asi que normal que no me acuerde de ellas.
Encima eran en inglés y con el formato mutilado a pantalla completa en lugar de el buen panorámico que se precie en cualquier película actual.
Además me tocó delante un chino que un poco más y se tumba en mi hombro a dormir, le podia comer la coronilla de lo cerca que lo tenía.


Por último, éste de arriba es el avión que, después de esperar otras dos horas y media en el aeropuerto de Frankfurt, nos llevó de Frankfurt a Barcelona en una hora y media.
También dieron un bocadillo, pero la verdad, no me apetecía nada. Otra dia hablaré con más detalle de las comidas en los aviones, pero la verdad, me parece bastante mala, sobretodo si eres de comidas sencillitas como yo.

El interior del último avión que cogimos para Barcelona, el Airbus Industrie A321, como no, de Lufthansa, compañía que aunque no me gustó su comida, hay que reconocer que lleva la puntualidad alemana al extremo, ni un solo retraso, ni ninguna perdida de maleta, aunque supongo que es más difícil perder una maleta cuando los cambios de avión son en la misma compañía.
Apenas había gente en éste vuelo y te podías sentar donde quisieras. Ojalá alguién puede explicarme algún dia el motivo por el cual los aviones de trayectos cortos tienen mucho más espacio entre asientos que los que hacen 10000 km.
En otra ocasión hablaré de que me parecieron los aeropuertos en los que estube.

No hay comentarios: